Y las AFP ¿cuándo

Y las AFP ¿cuándo

22 Abril 2021
Integración del pago de comisiones a las AFP como parte de la solución en tiempos de crisis
Francisco Fuentealba >
authenticated user
Deben ser pocos los países en los cuales las empleadas y empleados estén obligados a entregar una parte de su remuneración (entre 1% a 2%), mensualmente, a una institución privada de gestión financiera, sin que exista una alternativa estatal o la posibilidad de prescindir de ella para una autogestión. Por ejemplo, nadie está obligado por ley a abrir una cuenta en un banco y aun así existe un banco que es del Estado. Otro ejemplo es la salud, ya que, aunque existen entidades privadas a las que voluntariamente podemos entregar nuestro dinero, también un sistema público que va en beneficio de todos. Pero en el caso de las AFP no existe una alternativa en la que el pago de comisiones no vaya a parar a un privado, para beneficio personal. El negocio de las AFP está en ese porcentaje de comisiones que cada uno de nosotros está obligado a pagar y que genera las millonarias ganancias a estas empresas. (660.000 millones de pesos en ingresos por comisiones y 347.000 millones de pesos de utilidades en 2019). Además de este negocio, existe otra ventaja para las AFP, que es tener integrantes en la mayoría de los directorios de las grandes empresas del país. Esto implica, por lo tanto, tener poder de influencia en las decisiones económicas más significativas en Chile. Este poder lo tienen debido a las grandes sumas de dinero que tienen invertidas en dichas empresas. Sin embargo, esto hace olvidar que el dinero invertido es de todas y todos los cotizantes, que individualmente no tienen poder sobre las decisiones corporativas. El retiro del 10% no es la mejor solución, pero es una medida extrema necesaria, desesperada, para hacer frente a la situación actual, ya que las personas están necesitadas ahora. Aun así, existe un monto importante, el 1-2% de las comisiones que no se está tocando y que puede ser una fuente de recursos para mejorar la situación actual y futura de las familias chilenas. En concreto se trata de dinero que estamos obligados a pagar mensualmente a una empresa para beneficio privado, y cuya conservación implica la continuidad de ganancias sin ninguna obligación de ayudar a sus cotizantes en tiempos de crisis. Si las AFP han mantenido ese beneficio de todos los cotizantes a todo evento, las excepcionales circunstancias actuales de pandemia demandan modificaciones a través de las cuales las AFP sean parte de la solución al problema. ¿Por qué entonces no generar un fondo solidario con un porcentaje de las ganancias obtenidas por las AFP, que ayude a compensar los retiros del 10%, o en caso de que no exista un retiro que ayude a mejorar las pensiones futuras de todas y todos los cotizantes? Claro está que una medida como esta debe estar acompañada de que no exista un aumento del porcentaje de las comisiones durante los próximos años. Algunos dirán que no es mucho lo que se podría compensar en comparación con los montos retirados, lo mismo dicen sobre el impuesto a los Súper Ricos. Pero en tiempos en que cada peso cuenta y en que los mensajes de mayor justicia social son más necesarios que nunca, cada acción como esta será bienvenida por la ciudadanía. Esta propuesta debe entenderse como transitoria, mientras exista el modelo actual. Sin duda que otro debe ser el modelo de pensiones cuando se escriba la nueva Constitución. Disclaimer: El contenido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial y/o postura de Alamedia.