Abogadxs constitucionalistas a la constituyente

Abogadxs constitucionalistas a la constituyente

09 Abril 2021
Nos acercamos a tres candidaturas para hacerles algunas preguntan que sirvan a la ciudadanía para decidir si las abogadas y abogados constitucionalistas son, efectivamente, el perfil más confiable para ocupar un escaño en la Convención Constitucional.
ALAMEDIA >
authenticated user Editor

En una encuesta de IPSOS y Espacio Público realizada en noviembre de 2020 se preguntó a la ciudadanía qué perfiles de personas candidatas a constituyentes le daban más confianza, y el 53% señaló a personas expertas en temas constitucionales. Hoy, a poco más de un mes de la elección, nos acercamos a tres candidaturas que cumplen con estas características para hacerles algunas preguntan que sirvan a la ciudadanía para decidir si las abogadas y abogados constitucionalistas son, efectivamente, el perfil más confiable para ocupar un escaño en la Convención Constitucional. 

Una independiente en lista de independientes, Miriam Henríquez, que  postula por el distrito 4 (comunas de Alto del Carmen, Caldera, Chañaral, Copiapó, Diego de Almagro, Freirina, Huasco, Tierra Amarilla y Vallenar). Un independiente en lista de un partido político (Convergencia Social), Jaime Bassa, que postula por el distrito 7 (comunas de Isla de Pascua, Casablanca, Viña del Mar, Cartagena, Algarrobo, Concón, Juan Fernández, Santo Domingo, El Tabo, Valparaíso, El Quisco y San Antonio); y un militante histórico de un partido histórico (Democracia Cristiana), Jorge Correa Sutil, quien postula por el distrito 6 (Comunas de Cabildo, Calle Larga, Catemu, Hijuelas, La Calera, La Cruz, La Ligua, Limache, Llaillay, Los Andes, Nogales, Olmué, Panquehue, Papudo, Petorca, Puchuncaví, Putaendo, Quillota, Quilpué, Quintero, Rinconada, San Esteban, San Felipe, Santa María, Villa Alemana y Zapallar).

¿Por qué una candidatura constituyente?

Jaime Bassa, que va en un cupo de Convergencia Social en la lista Apruebo Dignidad, basó su respuesta en su larga experiencia y participación en procesos ciudadanos que buscan una nueva constitución “desde los tiempos de "Marca tu voto", en el 2013, y que se intensificó después con la revuelta de octubre de 2019”. Es un rostro amable que ha estado en conversatorios, cabildos y todo tipo de análisis con la ciudadanía y al servicio de esta, de democratizar el conocimiento en torno a un asunto que normalmente no es dado a todas y todos: las materias constitucionales. “Quiero ponerme al servicio de la convención constitucional”, nos dijo. 

Jorga Correa Sutil representa algo muy diferente a Jaime, pues pertenece a un sector más tradicional y compite en la Lista del Apruebo, junto a las fuerzas de la ex Concertación. Nos dijo que quiere ser constituyente porque considera tener un diagnóstico acertado de la crisis de la política y del Estado en Chile. “Me parece que lo principal para escribir la nueva Constitución es tener ese diagnóstico que se arrastra desde hace muchos años y yo lo tengo”.

Por su parte, Miriam Henríquez, abogada, magíster en derecho público, doctora en ciencias jurídicas y decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado, apostó por una candidatura independiente porque, dijo, siempre le ha interesado lo que acontece en Chile y en su región, Atacama. Considera el proceso constituyente uno de los momentos más relevantes de nuestra historia republicana. Su carácter histórico e inédito la convenció de participar en él. 

Además, tras casi 20 años reflexionando y proponiendo los cambios constitucionales que Chile requiere, cree que puede aportar en el trabajo de la Convención Constitucional. Y agrega: “tras el triunfo de la Convención Constitucional, es decir la Convención paritaria, como mujer sentí la responsabilidad de aprovechar la oportunidad para que las demandas de género queden recogidas en la nueva Constitución”.

Independientes v/s partidos políticos

Miriam, Jaime y Jorge postulan a la Convención Constitucional de manera diferente, como independiente, independiente en un cupo de partido político y como militante de un partido político. Les preguntamos si veían ventajas y/o desventajas en sus tipos de candidaturas. Jaime, independiente por Convergencia Social, dijo: “No sé si es una ventaja o no porque finalmente los cambios sociales los vamos a tener que empujar desde todos los sectores, incluidos los partidos políticos. Creo que estos también tienen que cambiar en este proceso constituyente y es necesario el mundo de los partidos políticos y de sus militantes”.

Jorge Correa Sutil, por su lado, planteó desconocer si es que esto es o no relevante y enfatizó su rol de experto: “sí sé que la ciudadanía debiese votar por mí porque he servido al país desde diferentes esferas como el Tribunal Constitucional. Además he ejercido el derecho constitucional por años y espero llevar esa experiencia a la convención constitucional”, comentó. 

Miriam, en cambio, no hace caso omiso a que el 95 % de la ciudadanía no está afiliada a un partido y estos viven un déficit de convocatoria. Considera, entonces que es importante que la ciudadanía tenga alternativas y ella quiso ser una opción al desencanto de la ciudadanía con los partidos políticos. “La desventaja, en relación con los partidos políticos, es que como candidatos y candidatas independientes no contamos con los recursos ya instalados y redes que tienen los partidos. A su vez, nuestro financiamiento es más acotado, cuestión que probablemente se profundizará con el aplazamiento de las elecciones”, agregó.

Temas primordiales para la Nueva Constitución

Para Jaime Bassa, los temas primordiales son la desconcentración del poder y garantizar derechos sociales como la educación, la salud, el trabajo, la vivienda y la seguridad social.

Jorge Correa Sutil dijo: “debemos exigir transparencia y probidad de la política. Además, tener un Estado más poderoso, que sea capaz de llevar a cabo los derechos sociales. Aunque ojo, la consagración constitucional puede ser una mera ilusión si no va acompañada por un estado capaz y descentralizador”.

Miriam pone como primer punto la necesidad de defender una Constitución con perspectiva de género. “Que cada uno de los contenidos constitucionales se planteen y acuerden con miras a asegurar la igualdad de género. Es decir, que la Constitución sea escrita con un lenguaje inclusivo ya que por siglos el lenguaje jurídico y constitucional ha invisibilizado a las mujeres bajo el paradigma de una supuesta neutralidad y objetividad. Que el Estado sustente su actuar en una serie de principios y valores, tales como la igualdad de género, la no-discriminación y la paridad. En materia de derechos, que reconozca la igualdad sustantiva y prohíba la discriminación por motivos de género, consagre el derecho al trabajo y a la equidad salarial, a vivir una vida libre de todo tipo de violencia, entre otros. En cuanto a la regulación del poder, que se establezcan mecanismos para que la futura Carta asegure la integración paritaria, fundamentalmente de los órganos estatales, sean o no de elección popular.”

Agregó como prioridades la descentralización política, administrativa y financiera, una reformar el sistema político, que signifique limitar el poder presidencial y que el Congreso Nacional participe de la tarea de gobernar, y más democracia y mecanismos de democracia participativa, “para canalizar a través de una nueva institucionalidad republicana, las distintas expresiones sociales y políticas”, dijo.

www.alamedia.cl