¿Qué es un sistema político?

¿Qué es un sistema político?

09 Junio 2021
Los sistemas políticos son universales, cubren y mandatan a toda la sociedad y son también los árbitros finales, pues ostentan el monopolio del poder.
Natassja de Mattos >
authenticated user Editor

Con el proceso constituyente se abrieron preguntas fundamentales en la ciudadanía como, por ejemplo, si es posible intervenir o cambiar nuestro sistema político en la nueva constitución. Para responder una pregunta tan compleja como esa primero habría que partir por otra pregunta: ¿qué es un sistema político? e incluso teniendo esa respuesta, nos encontraríamos con que la respuesta a la primera pregunta no es clara. En la nueva constitución se podrían modificar solo algunas partes del sistema político. 

Muchas veces cuando se habla de los sistemas políticos se apela a la figura de la “caja negra”, que aplica para cualquier teoría de sistemas. Significa que un sistema es una caja y nadie puede ver qué es lo que ocurre dentro de esta, es decir que se desconocen los mecanismo y procedimientos con los que opera. Se conocen los insumos o “inputs” que ingresan a la caja y también los productos o “outputs” que salen de la caja. Incluso sería posible conocer las retroalimentaciones que se generan a partir de los productos y se convierten en nuevos insumos para ingresar a la caja, pero nada de lo que ocurre adentro, nada de lo que convierte los insumos en productos, es conocido. La metáfora de la caja podría asemejarse a la ya tan conocida idea de la “cocina”.

Las políticas de transparencia, las cuentas públicas y las iniciativas de formación cívica y ciudadana, todas ejemplos de accountability, buscan develar lo que ocurre en la caja, es decir, cómo funcionan los sistemas. Los sistemas políticos son universales, cubren y mandatan a toda la sociedad y son también los árbitros finales, pues ostentan el monopolio del poder. Su complejidad radica en que se compone de muchas y diversas unidades institucionales que son interdependientes. 

 

Tipo de sistema político

 

Una división clásica y simplista entre sistemas políticos es la que los divide entre sistemas democráticos y no democráticos. Los primeros pueden ser liberales, electorales, delegativos, procesuales, entre otros. El concepto y la práctica de la democracia es muy complejo, diferentes autores han creado diversas clasificaciones, por lo tanto, existen diferentes teorías, medidas e índices de democracia, pero generalmente se determinan por elementos como: derechos políticos, libertades civiles, rendición de cuentas y representación política. Entre los sistemas no democráticos existen los totalitarismos y los autoritarismos, los primeros se refieren a dictaduras como la que se vivió en nuestro país entre 1973 y 1989, y los segundos son también dictaduras pero de menor intensidad, la clasificación se ha materializado de acuerdo al estudio de diferentes regímenes en el mundo y sus distinciones son prácticas. Por ejemplo, en el caso de los totalitarismos se incluye la existencia de policía secreta.

 

Sistema de partidos

 

Elementos de un sistema político son la gran mayoría de las instituciones del Estado, y partes relevantes son el régimen de gobierno, el sistema de partidos y el sistema electoral, pues estos determinan características clave del tipo de democracia que se tenga. En el caso de los sistemas de partidos, normalmente se clasifican por tipo o cantidad de partidos. Ejemplo de esto último son los sistemas multipartidista o pluripartidista, como es el caso de Chile, y los unipartidistas, que normalmente se asocian a cierto grado de autoritarismo debido a que implica monopolio de la fuerza política y la prohibición de existencia de alternativas de representación política. 

 

Sistema electoral

 

En el caso de los sistemas electorales, estos se subdividen principalmente en tres tipos, los proporcionales, los mayoritarios y los mixtos. Generalmente se asocia mayor democracia a mayor proporcionalidad, debido a que al aumentar los números de “puestos” o escaños que se escogen, esto implica que la población tiene mayores probabilidades de elegir a alguien que le represente efectivamente (siempre dependiendo de los niveles de información entregada y disponible, por supuesto). En Chile escogemos al Congreso Nacional con un sistema proporcional, en cambio las alcaldías, gobernaciones y la presidencia son sistemas mayoritarios. De estos últimos existen las mayorías simples (mayor cantidad de votos gana, como ocurre en la primera vuelta presidencial) o absolutas (gana quien obtiene 50%+1 de los votos, como en el caso de la segunda vuelta presidencial), y finalmente los sistemas mixtos combinan características de ambas.

 

Régimen o forma de gobierno

 

Esta clasificación ha estado puesta al centro del debate desde que Chile volvió a la democracia y aún más desde que comenzó el proceso constituyente, debido a que tenemos un régimen hiperpresidencialista o de presidencialismo fuerte. En los presidencialismos, la presidencia es directamente elegida, existen contrapesos ya que el poder legislativo (parlamento o congreso) es escogido de manera independiente. El presidente o presidenta tiene la responsabilidad general de los asuntos públicos y elige a un gabinete, que le responde y aconseja. Los presidencialismos fuertes como el nuestro implica que el Poder Ejecutivo tiene ciertas atribuciones sobre el Poder Legislativo, por lo que los contrapesos se vuelven relativos. Ejemplo de esto es el poder de decreto ley, del mensaje presidencial para originar un proyecto de ley, el poder de veto de ley de la presidencia y las urgencias legislativas. 

Por otro lado, existen los parlamentarismos, en que la presidenta o presidente es indirectamente elegido por el Poder Legislativo y suele ser parte de este. Normalmente la primera ministra o el primer ministro es el liderazgo del partido más grande en el Parlamento. Los gobiernos parlamentarios responden al parlamento o congreso individual y colectivamente. También existen los regímenes semipresidenciales, en que el gobierno consiste en una presidenta o presidente directamente elegido, que rinde cuentas ante el electorado, y se elige también una primera ministra o primer ministro, que se designa, por parte de la presidencia, de entre los miembros del poder legislativo elegido y que rinde cuentas ante este. Este sistema genera una especie de cogobierno, pues cohabitan el poder la figura presidencial y el o la primera ministra.

Todos estos elementos serán discutidos en la Convención Constitucional, incluyendo también algunos elementos internos de los poderes del Estado (como por ejemplo si el Congreso Nacional mantendrá dos cámaras o podría pasar a tener solo una, entre otras cosas), pero es importante considerar que esta no puede cambiar el carácter de República y de Sistema Democrático de nuestro país.